Usos, propiedades y beneficios del aloe vera en gel

Todos hemos oído hablar y seguramente también usado el algun producto en formato gel de aloe vera, a veces conviene recordar que es, para que sirve y como elegir el aloe más adecuado, ya que el mercado nos ofrece múltiples opciones y no todas son igual de buenas.

Aloe-vera-en-gel-farmacia-internacional-sesderma

Propiedades y beneficios del Aloe Vera

El aloe vera es una planta de la familia de las liláceas. Encontramos muchas variedades de aloe, pero cuando buscamos un producto para el cuidado de la piel, es importante que ese aloe sea de variedad aloe barbadensis ya que es éste el que tiene más propiedades calmantes y regenerantes.

El aloe también se puede tomar y tiene muchas propiedades para el cuerpo por ejemplo contra las úlceras de estómago o es un perfecto laxante en ocasiones de estreñimiento.

Aloe vera

Propiedades del aloe vera en la piel

Centrándonos en el tema del cuidado de la piel, hemos comentado que la especie que tiene más propiedades para el uso tópico es el aloe barbadensis y lo más importante, es que esta especie tiene que crecer en clima tropical para poder disfrutar de todas sus propiedades, es por ello que los aloes más conocidos son los que se cultivan en canarias o en países sudamericanos.

Como elegir un producto alto en concentración de activo

Hay muchas marcas de gel de Aloe Vera en el mercado,  una de las formas de elegir un buen gel de Aloe Vera,  es buscar productos que tengan 100% Aloe Vera declarado.

gel-hidraloe-sesdermaEn la Farmacia Internacional recomendamos por ejemplo la opción que nos ofrece los laboratorios Sesderma,  primero por su concentración de principio activo de 100% Aloe Vera, después por su precio, es muy económico, y después porque los Laboratorios Sesderma tiene plantación propia y cuida meticulosamente la planta desde el nacimiento hasta convertir la materia prima en producto.

El gel hidraloe de Sesderma tiene una pureza del 100% aloe y se trabaja exclusivamente con la parte interna de la planta, quitando la cáscara externa que no tiene ninguna propiedad, es por eso que este gel tiene una textura nada pringosa.

Hidraloe-farmacia-internacional

Pero, ¿Qué propiedades tiene el gel de aloe vera en nuestra piel? a continuación vamos a intentar enumerar, por lo menos los principales.

  1. After sun El gel hidraloe es el mejor aliado después de tomar el sol. Sus propiedades calmantes y regeneradoras nos ayudan a reparar estos daños post-solares. El consejo de Estefi la dermoconsejera de Sesderma: “mete el gel unos minutos en la nevera antes de aplicarlo, después de tomar el sol la temperatura corporal sube y aplicarlo frío nos ayuda a refrescarnos”
  2. After shave Es el perfecto aliado de los hombres después del afeitado, no solamente porque calma la piel después de la irritación del afeitado, sino también por sus propiedades antisépticas evita que esos pelitos se enquisten (foliculitis).
  3. Post depilación. No sólo para los chicos! Nosotras cuando nos depilamos, nada mejor que untarnos de aloe para notar ese alivio, calmar y ayudar a que la piel se regenere antes.
  4. Picaduras de insectos. En épocas de verano, quién más, quién menos, a todos nos acaba picando algún bichito, el gel de Aloe Vera hidraloe es fantástico para quitar ese picor característico gracias a sus propiedades antisépticas. Además si nos sigue picando podemos repetir la aplicación. El consejo de Estefi: es la mejor parea la picadura de insectos como opción sobretodo para los más pequeños de la casa, especialmente los bebés, ya que muchos productos para picadura de insectos llevan amoníaco y no estaría indicado para los peques.
  5. Cuidado para pequeños granitos. Como hidratante diaria para pieles acneicas funciona genial, es hidratante, es oil free, es calmante, antiséptica y bactericida, se puede usar a nivel focal o como “hidratante de verano”.
  6. Hidratante corporal de verano. Especialmente indicada para pieles normales o gente que “no le gusta aplicarse cremas” el gel hidraloe tiene una textura que funde en seguida en la piel.
  7. Quemaduras. Es el perfecto aliado con todo tipo de quemaduras, para quemaduras leves bastará con utilizar aloe generosamente varias veces. Para quemaduras más fuertes, se puede combinar con el tratamiento específico que nos aconseje nuestro médico o farmacéutico.
  8. Psoriasis Las pieles que padecen esta enfermedad, al usar gel de aloe regularmente disminuye tanto el picor como las placas de descamación características.
  9. Rojeces y prurito. Es perfecto para calmar la piel, con lo cual podemos usarlo para tratar la piel con rojeces como con picores varios.
  10. Post peeling químico. Después de un peeling químico, ya sea médico o de uso domiciliario el gel de aloe nos calmará y regenerará la piel. además contribuye a restablecer el manto hidrolipídico que protege la piel.

Recuerda, hidraloe de Sesderma es tu mejor aliado en cualquier estación del año, es un “multiuso” que tener siempre en casa para toda la familia.

Si deseas más informaciones del Gel de Hidraloe de Sesderma, o quieres conocer otras propiedades, su precio, ofertas como 2×1,  como comprar consúltanos en nuestra farmacia online,  También puedes visitarnos en nuestra farmacia física en Barcelona, estamos  en la calle Consell de Cent 312 – Esquina con Paseo de Gracia

Gel-de-aloe-sesderma-hidraloe

Anuncios

Lista de principios activos que pueden provocar reacción fotosensibilidad

banner-pastillas

1. ¿Qué es la fotosensibilidad inducida por fármacos?

La fotosensibilidad es una reacción cutánea producida por la interacción entre una sustancia química fotosensibilizante y la exposición a la radiación electromagnética de espectro entre luz visible y radiación ultravioleta (UV). Estas sustancias pueden ser fármacos o excipientes que se administran de forma tópica o sistémica. Es importante destacar que aproximadamente un 8% de los efectos adversos de los medicamentos son reacciones de este tipo. Entre los factores de riesgo, los pacientes con pigmentación de la piel elevada pueden desarrollar más frecuentemente estas (1-5).

De forma resumida, la fotosensibilidad inducida por fármacos se caracteriza por:

Presencia de fármaco en la piel

Absorción de fotones de una determinada longitud de onda (la mayoría de los fármacos fotosensibilizantes están en el rango de la radiación ultravioleta A (UV-A) (320-400nm) con alguna extensión a la radicación ultravioleta B (UV-B) (290-320 nm), ya que estas longitudes de onda están relacionadas con las quemaduras producidas por la luz solar).

Desarrollo de una lesión cutánea por la combinación de los dos efectos anteriormente mencionados.

La fotosensibilidad se puede manifestar como reacciones fototóxicas y como reacciones fotoalérgicas, en función del mecanismo fisiopatológico y las manifestaciones clínicas. Se ha de destacar que ambas pueden producirse al mismo tiempo.

2. ¿Qué es una reacción fototóxica inducida por fármacos?

La reacción fototóxica es una reacción de fotosensibilidad no inmunológica causada por fármacos y otras sustanciasquímicas. Este tipo de reacciones son las reacciones de fotosensibilidad más frecuentemente causadas por fármacos (95%). En este proceso, que requiere una alta concentración del fármaco en la piel, se forman radicales libres, que combinados con oxígeno, generan aniones superóxido y radicales hidroxilo altamente reactivos y citotóxicos. Estas reacciones no requieren una sensibilización previa y son más frecuentes con los fármacos administrados por vía oral.

La fototoxicidad aparece después de unos minutos o algunas horas del contacto con el fármaco. Se caracteriza por la presencia de eritema, edema, vesículas, ampollas con prurito y cursa con una manifestación clínica similar a las quemaduras producidas por la exposición excesiva al sol. Estas lesiones se presentan en las zonas expuestas a la luz y pueden revertir en 2-7 días después de suspender el fármaco. Sin embargo, algunos episodios se resuelven con una marcada hiperpigmentación que puede durar meses. Se han descrito otras manifestaciones clínicas que incluyen: fotooncólisis, pigmentación gris pizarra, erupción liquenoide, pseudoporfiria y evolución a dermatits actínica crónica (1-4).

 3. ¿Qué es una reacción fotoalérgica inducida por fármacos?

Las reacciones fotoalérgicas son reacciones de fotosensibilidad con la participación del sistema inmune que causan una reacción de hipersensibilidad de tipo IV. Estas reacciones necesitan una exposición previa al fármaco fotosensibilizante y la transformación química de éste por la radiación UV. El fármaco se transforma en un hapteno que al combinarse con proteínas de la piel forma un nuevo antígeno, generando así, la reacción inmune. Estas reacciones son muy poco frecuentes y presentan una respuesta tardía, entre 1-14 días post-exposición. Se manifiestan clínicamente con una reacción inflamatoria de tipo eczematosa si el fármaco se aplica de forma tópica, o con una erupción si la administración ha sido por vía sistémica. Pueden presentarse reacciones cruzadas entre fármacos similares y la sensibilización puede ser permanente (1-4).

4. ¿Qué fármacos provocan estas reacciones?

En la tabla 1 se muestran los fármacos que pueden producir reacciones de fotosensibilizantes. (No se trata de un listado exhaustivo de los medicamentos que pueden causar fotosensibilidad, si no que se considera una tabla orientativa. Por lo tanto, se recomienda consultar la ficha técnica.)

pastillas2

De los principios activos descritos, se debe destacar (5-7):

Las quinolonas con una alta incidencia (0,25%-15%) pueden generar fotooncólisis.

Las tetraciclinas pueden generar pseudoporfiria y fotooncólisis.

La quinina y la cloroquina pueden producir una erupción liquenoide que puede evolucionar a dermatitis actínica.

La amiodarona, con una frecuencia muy elevada (3-15%) puede generar una pigmentación gris pizarra en el área expuesta al sol.

La clorpromacina, es uno de los neurolépticos que más frecuentemente pueden causar fotosensibilidad, generando una pigmentación gris azulada.

Los antidepresivos, como la imipramina y la desimipramina pueden provocar pigmentación gris pizarra y gránulos de color plata depositados en la dermis.

De los AINE, destaca el piroxicam, que puede provocar reacciones inmediatas y que aparecen hasta 14 días después del inicio del tratamiento. El naproxeno se asocia a reacciones pseudoporfíricas. En relación al ketoprofeno, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha publicado una nota informativa sobre el beneficio/riesgo de administrar este fármaco por vía tópica. Las recomendaciones para la prescripción del ketoprofeno, aplicables también al dexketoprofeno, son:

Se debe valorar detalladamente los antecedentes de reaccines de fotosensibilidad al ketoprofeno o al dexketoprofeno tópicos o a otros productos, que puedan hacer sospechar la susceptibilidad del paciente a este tipo de reacciones y evitar el uso de estos medicamentos en estos pacientes.

El tratamiento con estos fármacos será de un máximo de 7 días.

Se debe recordar a los pacientes las medidas preventivas básicas para prevenir las reacciones de fotosensibilidad.

Algunos principios activos y excipientes tópicos también pueden producir estas reacciones.

Con estos datos se pueden deducir algunas de las poblaciones de pacientes más sensibles a desarrollar estas reacciones:

  • Pacientes con infecciones crónicas: osteomielitis, fibrosis quística, infecciones urinarias de repetición y otras, y pacientes tratados con quinolonas.
  • Pacientes hipertensos o cardiópatas, en tratamiento con diuréticos tiacídicos
  • Pacientes psiquiátricos en tratamiento crónico con fenotiacinas.
  • Pacientes oncológicos con un tratamiento reciente de quimioterapia.
  • Pacientes con dolor crónico tratados con AINE de forma frecuente.

5. ¿Qué se recomienda para evitar estas reacciones?

De forma resumida se puede recomendar (1-4):

Identificar los medicamentos que pueden producir esta reacción. La descripción se puede encontrar en la bibliografía de este documento, en revisiones farmacológicas, y en la ficha técnica del medicamento en la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. En el caso de principios activos recientemente comercializados, se puede consular directamente a centros de información de medicamentos.

En el caso de prescribir un medicamento fotosensibilizante, se debe recomendar al paciente una mínima exposición a la radiación solar, sobretodo durante el verano. Esta limitación también incluye la exposición a las fuentes artificiales de radiación UV.Se debe recomendar a los pacientes la utilización de ropa adecuada gorras, gafas de sol de calidad óptica contrastada. Se debe recordar que la sombra puede reducir la radiación UV directa pero no la indirecta que proceden de superficies cercanas, como la nieve, arena, agua u otras. Los fotoprotectores tópicos pueden complementar las recomendaciones anteriores, especialmente los de amplio espectro, que protegen de las radiaciones UV-A i UV-B. Algunos de estos protectores pueden causar también fotosensibilidad debido a su contenido en: ácido aminobenzoico, cinamatos y benzofenonas. No obstante, los que contienen avobenzona, dióxido de titanio y/o óxido de zinc se pueden utilizar sin problemas, pese a ser más efectivas para las radiaciones UV-A.

Algunos autores recomiendan administrar por la noche aquellos medicamentos fotosensibilizante de una dosis diaria. De esta manera se reduciría la concentración de fármaco en los momentos de mayor exposición a la luz solar.

6. ¿Qué hacer y cúal sería el tratamiento más adecuado en caso de reacciones de fotosensibilidad?

Se recomienda (1-4):

Alertar al paciente del tipo de reacción que puede aparecer en la piel, y en caso de que se manifieste, recomendar la consulta inmediata a un profesional sanitario. Cualquier lesión cutánea que aparece en áreas expuesta a la luz solar, requiere una anamnesis adecuada para confirmar o descartar la posibilidad de que sean reacciones de tipo iatrogénico debidas a fármacos, cosméticos o plantas medicinales.

En caso de aparecer una reacción, se debería suspender la administración del medicamento. Sin embargo, en el caso de tratamientos crónicos en los que no es posible suspender el medicamento, la opción es evitar la exposición a las fuentes naturales y artificiales de radiación UV.

La sintomatología aguda se puede tratar con compresas húmedas frías, corticoides tópicos (hidrocortisona, betametasona, fluticasona) y, en caso necesario con AINE por vía oral. En pacientes especialmente sensibles, puede ser necesaria la administración de corticoides sistémicos. Además, los antihistamínicos orales también se emplean en las reacciones fotoalérgicas. Algunos de los medicamentos comentados y que son utilizados como tratamiento pueden también ser fotosensibilizantes, por lo que se contraindica absolutamente la exposición a las fuentes naturales y artificiales de radiación UV, sobretodo durante el tratamiento.

Se recomienda notificar las reacciones de este tipo al Sistema de Farmacovigilancia con la finalidad de aumentar la evidencia y los datos epidemiológicos disponibles.

Bibliografía

1. Frútos Pérez-Surio A, Sala Piñol F, Juárez Giménez JC, Lalueza Broto P, Girona Brumos L, Monterde Junyent J. Fármacos y Fotosensibilidad. Aten Farm 2006; 8 (6): 360 -373.

2. Carrascosa JM, Lezcano C, Quiñones C, Borràs A, Bonafont X, Costa J. Les reaccions de fotosensibilitat per medicaments. Butlletí del medicament. Serveis de Farmàcia i Farmacologia Clinica. Hospital Universitari Germans Trias i Pujol. 2003; 24 (5):1-5.

3. Weck AL. Inmunopathological Mechanisms and Clinical Aspects of Allergic Reactions to Drugs. En: Weck AL, Bundgaard H, eds. Handbook of Experimental Pharmacology. Berlin; Springer-Verlag,, 1983, p. 75-133.

4. Selvaag E. Clinical drug photosensitivity. A retrospective analysis of reports to the Norwegian Adverse Drug Reactions Committee from the years 1970-1994. Photodermal Photoimmunol Photomed 13:1; 1997.

5. Medscape. http://www.medscape.com

6. Base de Datos del medicamento y parafarmacia. Consejo General de Colegios de Farmacéuticos 2009.

7. Meyler’s Side Effects of Drugs. Aronson JK, Dukes MNG. Elsevier 15 th edition, 2006.

8. Stein KR, ScheinfeldNS. Drug induced photoallergic and phototoxic reactions. Expert Opini Drug Saf 2007; 6 (4): 431-43.

Autor del documento

Juan Carlos Juárez Giménez

CIM Servei de Farmàcia

Hospital Universitari Vall d’Hebron

Fecha de publicación: 31/07/2009Fecha de revisión: 27/07/2010

Fuente : http://www.cedimcat.info/html/es/dir2438/doc26781.html

Pieles agredidas I : Cómo cuidar la piel después de un peeling o una sesión de autobronceado

Pieles agredidas I: rayos UVA y peeling

Los cánones estéticos vigentes imponen una serie de prácticas dermoestéticas (bronceado con rayos UVA, depilación, peelings, tatuajes, etc.) que causan agresiones de diversa índole sobre la piel. Activar, reparar y renovar esa piel dañada requiere tratamientos totalmente garantizados e inocuos. Los principios activos de la centella asiática se han revelado altamente eficaces como epitelizantes regeneradores de las pieles agredidas.

PIELES AGREDIDAS I: RAYOS UVA Y PEELING

La piel funciona como una barrera protectora que aísla al organismo del medio que lo rodea, protegiéndolo y contribuyendo a mantener íntegras sus estructuras. Prácticas como el bronceado mediante rayos UVA, la depilación clásica o con láser, los tatuajes y el peeling pueden causar que se altere su integridad.

A continuación analizaremos qué tipo de lesiones causan dos de estas prácticas tan habituales en nuestros días y qué tratamientos deben aplicarse para solucionar los diferentes problemas cutáneos que puedan presentarse: los rayos UVA y el peeling.

Rayos UVA

El bronceado a partir de fuentes artificiales de rayos UVA debe realizarse con algunas limitaciones (ver la Tabla 1) y precauciones (por ejemplo, tras la exposición a rayos UVA se debe hidratar la piel y no exponerla al sol).

De manera inmediata, la exposición abusiva a los rayos UVA puede causar quemaduras. Los signos o síntomas son la aparición de enrojecimiento de la piel, inflamación, dolor, ampollas, fiebre o sensación distérmica, etc.

A largo plazo, la exposición sistemática a las lámparas bronceadoras puede causar un envejecimiento prematuro de la piel y un incremento del riesgo de aparición de melanomas

La actuación frente a las lesiones leves causadas por la exposición a rayos UVA se rige por los mismos criterios que el tratamiento de las quemaduras debidas a la exposición solar:

– Enfriar la zona enrojecida (ducha o baño con agua fría). Puede ser útil aplicar lociones hidratantes y reparadoras.

– No romper las ampollas que aparecen en la piel. Si se han roto, aplicar un antiséptico y extremar la higiene.

– Tomar un analgésico en caso de dolor.

– En la exposición intensa, la aparición de síntomas de afectación del estado general, como vómitos, cefalea, fiebre o cambios en lesiones pigmentadas cutáneas, son signos de alarma, por lo que el farmacéutico deberá derivar ese paciente al médico.

TABLA 1. Limitaciones y precauciones en el uso de rayos UVA
– Mantener una buena higiene de la piel.
– Usar gafas protectoras que eviten el riesgo de sufrir lesiones oculares.
– No realizar sesiones muy continuadas o de elevada intensidad.
– No exponerse al sol después de una sesión de rayos UVA o cuando se toman medicamentos y/o sustancias que puedan aumentar la sensibilidad de la piel.
– No realizar más de treinta sesiones al año.
– No utilizar fotoprotectores.

Peeling

Esta técnica consiste en la aplicación de un método químico, mecánico o calórico a la piel con el fin de conseguir su exfoliación.

Los métodos más seguros son los que actúan de un modo superficial (ácido glicólico, ácido salicílico, solución de Jessner, ácido tricloroacético al 10%, ácido retinoico, etc.), que sólo causan una agresión leve sobre la barrera cutánea. Están indicados como tratamiento de problemas como el acné comedogénico o pápulo-pustuloso, lentigos solares y discromías, y también en casos leves de envejecimiento cutáneo.

Tras el peeling se recomiendan los cuidados normales de limpieza, hidratación y protección solar de la piel.

La práctica del peeling puede comportar algunas complicaciones ocasionales que, generalmente, son prevenibles y tratables:

– Si hay infecciones de la piel tras la realización del peeling pueden derivar en cicatrices. Para evitarlo, están indicados los antibióticos tópicos.

– La aparición de manchas pigmentadas se puede tratar con mascarillas y cremas despigmentantes.

– Las molestias tipo quemazón pueden precisar la administración de un analgésico.

Autor: Redacción del Club de la Farmacia.

Referencias: Adaptado de “Tratamiento de las pieles agredidas”, Carlota Santaella, farmacéutica especializada en Dermofarmacia. Artículo original publicado en el nº 28 de la revista Innova (junio de 2010).

Artículo original: Pieles agredidas I: rayos UVA y peeling

Nuestra recomendación para cuidar la piel después de un peeling.

Filorga Neocica Post-Intervención (Post láser, peeling, inyecciones) 20ml Tratamiento reparador epidermico Post láser, peeling, inyecciones, Irritaciones Reparación de la epidermis y alivio de las irritaciones.

FILORGA NEOCICA 20 ML REPARADORA Un hexapéptido de biosíntesis envía potentes señales para acelerar el proceso de reconstrucción epidérmica estimulando la laminina 5, la principal proteína de la unión dermoepidérmica. Las microalgas resistentes al choque térmico extremo aumentan las defensas celulares contra el estrés. Se combina con un polisacárido que actúa sobre la comunicación celular y con mimosa tenuiflora, el auténtico “árbol de la piel”, increíble reparador de la epidermis que actúa sobre la multiplicación celular.

El aceite peroxidizado de maíz alisa notablemente y las algas pardas calman las pieles irritadas. Su textura fluida penetra sin masaje. LA PIEL RECUPERA SU confort . SU ASPECTO ES AÚN MÁS UNIFORME Y ARMONIOSO. UsO Aplique de tres a seis veces al día sobre las zonas irritadas, dando toquecitos suaves. No aplicar en heridas sangrantes. NEOCICA® también se usa en invierno en los labios agrietados y para aliviar la tirantez de la piel, en verano después de la sobreexposición solar, y diariamente después de depilarse, afeitarse, en quemaduras o bajo emplastos.