El milagro de la graviola

La graviola o guanábana (Annona muricata ) es un árbol de hoja perenne endémico del Caribe, México, Centro y Sudamérica, estrechamente relacionado con la chirimoya. El cultivo de la graviola, es igual que la chirimoya, por su fruto, de cáscara verde y sabor muy dulce.

La guanábana o graviola es tambien conocida popularmente comochirimoya brasileña, es considerada como uno de los más poderosos anticancerígenos naturales que existen. Esto se debe a la alta concentración de acetogeninas que tiene este fruto muy popular en América del sur.

En diferentes paises de America del sur hasta hace pocos años sólo había árboles dispersos; sin embargo, la importancia que ha adquirido el fruto en el mercado agroindustrial ha despertado el interés para desarrollar el cultivo comercialmente. Por ejemplo, actualmente en Costa Rica hay aproximadamente setecientas hectáreas cultivadas, distribuidas en plantaciones de dos a cinco hectáreas.

Las descripción botánica referente a variedades de graviola o guanábana, es escasa; sin embargo, los agricultores en las diferentes zonas seleccionan de los mejores árboles de acuerdo a la calidad de la fruta de la graviola. En algunos países, actualmente se distinguen diferentes tipos de guanábana, los que se han clasificado según el sabor que pueden ser ácido, semiácido o dulce; la forma que puede ser ovoide, acorazonada o irregular y la consistencia de la pulpa que puede ser blanda y jugosa o firme y seca.

 

La graviola un producto natural, beneficioso para la salud.
Laspropiedades medicinales de la guanábana que han sido probadas por medio de un estudio de laboratorio son:

Antibacteriana (corteza).Es un remedio efectivo contra las infecciones por bacterias y por hongos.

  • Antiparasitaria (corteza y semillas)
  • Antiulcerosa (corteza)
  • Galactogoga (fruta)
  • Antiespasmódica (hojas)
  • Tranquilizante (hojas)
  • Antimalárica (hojas)
  • Antidiabética (hojas).
  • Vasodilatadora (hojas)
  • Pectoral (flores)
  • Amebicida (corteza)
  • Antihelmíntica (corteza y hojas)
  • Insecticida (hojas y raíces)
El consumo de guanábana no tiene ninguno de los efectos secundarios de la quimio, como pueden ser náuseas, perdida de pelo y de peso, ni tampoco ataca al sistema inmunológico debilitándolo y provocando que nuestro organismo sea fácilmente atacado por enfermedades comunes mientras tratamos de combatir el cáncer. (Hay que añadir que con respecto a estas cualidades, los estudios realizados fueron solamente in vitro o in vivo en animales, no existiendo aún ningún estudio clínico en humanos.).
La graviola, se utiliza como producto natural, que aunque todavía no esté patentado muchos estudios aseguran que su uso es muy beneficioso para el tratamiento de ciertos tumores.

En la medicina tradicional algunos de los cáncer que son tratados con la guanábana son los de pulmón, colon, hígado, riñón, páncreas y estómago. Además tiene acción antibacteriana, antiparasitaria, astringente, antiespasmódica, antifebril, hipotensa, analgésica, estomacal y vasodilatadora. También se utiliza habitualmente para tratar los casos de angustia, ansiedad y depresión.
Todas las partes de la graviola son utilizadas en la medicina natural. La fruta y el zumo de la guanábana, se ingieren para eliminar parásitos del organismo, aliviar fiebres, incrementar la leche materna después del parto y como astringente para la diarrea. Las semillas de la graviola trituradas, se usan para combatir parásitos internos y externos, piojos y gusanos; y las raíces tienen una acción calmante, antiespasmódica e hipotensa.


Anuncios

Consejo nutricional: el ajo

El ajo es, probablemente, uno de los remedios naturales con mayor tradición histórica. Se le han atribuido beneficios muy diversos como el mejorar el sistema cardiovascular, el sistema inmunitario, proteger frente a algunos tumores o aliviar cuadros depresivos. Con el avance de la ciencia se han podido analizar qué componentes de este bulbo lo convierten en un verdadero tesoro para nuestra salud.

Los estudios llevados a cabo con el ajo han puesto de manifiesto que posee un gran número de sustancias que pueden tener un efecto beneficioso para la salud. Además, se cree que todavía quedan compuestos por descubrir. La cantidad y el tipo de estas sustancias pueden variar según lo hagan el tipo de cultivo y maduración del ajo, así como su procesamiento y conservación.

La mayoría de estas sustancias son azufradas (contienen azufre), algunos de los cuales son los responsables del olor característico del ajo porque son volátiles. No obstante, también su fracción proteica, así como su contenido en selenio o glucósidos tienen un efecto favorable para nuestra salud.

Dentro del grupo de compuestos más importante, el de los azufrados, cabe destacar que la cantidad presente varía según el ajo esté crudo o cocido.

El ajo, ¿crudo o cocido?

Cuando el ajo está crudo contiene una gran cantidad de un compuesto llamado aliína. Al ser cortado o machacado, la mayor parte de aliína se transforma en alicina. Se ha demostrado que estos compuestos, junto con otros más minoritarios, pueden tener un efecto beneficioso sobre el sistema inmune. Los estudios constatan su actividad antivírica, antibacteriana y antifúngica, así como su capacidad como estimuladores y moduladores de la maquinaria inmunológica.

En el proceso de cocción del ajo la alicina y otros compuestos se destruyen y aparecen otras sustancias como la adenosina o el ajoeno. Éstas tienen una probada capacidad protectora sobre el sistema cardiovascular, de hecho, tienen propiedades anticoagulantes y reductoras de los niveles de colesterol.

Efectos colaterales del ajo

Es evidente que el ajo, tanto crudo como cocido, ofrece un amplio abanico de ventajas para la salud. No obstante, su consumo, en determinadas cantidades o en determinadas personas, no está exento de algunos inconvenientes.

En primer lugar, el ajo puede ser muy irritante para el tracto digestivo. Tanto es así que puede favorecer la aparición de úlceras o náuseas. Además, se ha comprobado que puede disminuir el apetito en algunas personas y en otras, incluso, provocar anemia. Por otro lado, nos encontramos con un problema clásico cuando se habla del ajo, el olor y la molesta sensación cuando “repite”.

Esta serie de inconvenientes a la hora de consumir ajo, unido a la extensa serie de ventajas para el sistema inmune y cardiovascular ha hecho que se investigue la manera de que podamos beneficiarnos de esta hortaliza, sin padecer ninguna de las molestias citadas anteriormente.

Formas aconsejable para consumir el ajo:

Natural, Capsulas, Polvo,  Jarabes, Aceite .

Fuente: Vitae.es

 

 


 

Vinoterapia: los beneficios de la uva


Vinoterapia Caudalie

En balnearios y spas se utilizan todo tipo de tratamientos conocidos como “vinoterapia”: desde mascarillas tonificantes, hasta relajantes masajes, baños, etc. De ahí, que el mundo de la cosmética haya aprovechado los demostrados beneficios de la uva para el cuerpo, para sacar al mercado diversos productos cosméticos en los que este fruto de la vid es el principal componente. Cremas, anticelulíticos, aceites, etc. que te acercan la ciencia de la vinoterapia al día a día.

En realidad el uso de derivados de la uva comotratamiento para la piel y el cuerpo humano tiene su origen hace cientos de años. En el mundo medieval y romano ya se conocían sus beneficios, pues se aplicaban mascarillas a base de uvas trituradas, pero no fue hasta 1996 cuando se crearía la primera línea de cosmética basada en la vinoterapia, de la mano de dos vitivinicultores franceses.

¿Por qué la uva y no el melocotón?

La uva tiene un componente que es la base de estos tratamientos: el resveratrol. Se trata de un compuesto de la familia de los polifenoles, presente en las uvas y que se ha rebelado como un magnífico antioxidante. Según diversas investigaciones es 50 veces más potente que la vitamina E  y 30 veces más que la vitamina C.
Este compuesto, que está presente sobre todo en la piel y las pepitas de la uva, y las uvas lo fabrican de cara a protegerse de posibles infecciones y radicales libre que puedan dañarlas. También se encuentra en otros frutos, como las granadas o los arándanos.
Los polifenoles previenen el envejecimiento de la piel, la reafirman e hidratan, estimulando la generación de colágeno y favoreciendo igualmente la tonificación muscular. El resveratrol, por su parte, activa la producción de sirtuinas, más conocidas como las proteínas celulares de la longevidad.

Suplementos Naturales a Base de Uva Cosmetica a Base de Uva Nutricosmetica a base de Uva

Fuente: muyinteresante.es