Salud del bebé: Consejos para calmar los cólicos de tu bebé

Una de las causas por la que los padres duermen pocas horas e incluso se desesperan,  son las crisis de llanto que sufren los bebés debido a las molestias de barriga durante sus primeros tres meses de vida.

Los cólicos del lactante se caracterizan por la aparición de crisis de llanto intenso o agudo, difícil de consolar, con enrojecimiento de la cara y expresión de enfado y flexión de las extremidades y piernas sobre el abdomen. Además al llorar, el bebé traga aire y eso provocará más dolor por los gases y puede hacer con que el estómago del bebé se vea hinchado y duro. A pesar del dolor abdominal, los bebés comen y suben de peso normalmente. De todas formas, siempre conviene que el pediatra descarte otro tipo de causas.

Con frecuencia el cólico se inicia a la misma hora cada día, y de una forma repentina. Normalmente suelen darse por la tarde o al inicio de la noche, aunque en ocasiones aparecen por la mañana. Estos suelen iniciarse entre la tercera y la sexta semana de vida y remiten espontáneamente cuando el bebé tiene unos tres meses de edad. Hasta hora no se conocen con exactitud las causas, pero se sabe que hay dos factores que podrían desencadenarlos:

Gastrointestinales. Motilidad acelerada, inmadurez intestinal, flora bacteriana o acumulación de gases.

Alérgicos. Intolerancia o alergia a la proteina de la leche de vaca.

Os presentamos algunas técnicas para prevenirlos:

  • Amamantar al bebé en posición vertical asi se permite que suban los gases y se eliminen mejor
  • Procurar que el biberón tenga una inclinacion que evite la entrada del aire en la succión
  • Ayudar al bebé a eructar, para ello hay que ponerlo en posicion vertical apoyado en nuestro pecho y darle suaves palmaditas en la espalda
  • Identificar cuanto antes posibles alergias tanto del bebé como de la madre.

Consejos para calmar al bebé:

  • Cogerle en brazos le ayuda a tranquilizarse, a elimiar gases y a reducir la acidez.
  • También puede ser útil balancearlo (con el bebé boca abajo apoyado sobre tu brazo)
  • Masajea su tripita suavemente. Además de recibir calor, la ligera presión que se ejerce sobre su abdomen mejoran sus síntomas.
  • A veces, administrar infusiones también puede disminuir los síntomas pero antes debe consultarse con el pediatra.

También pueden servirte las leches anticólicos que por su composición ayudan a la digestión de tu bebé cómo la leche Nutribén AC elaborada con el 100% de las proteínas procedentes de un hidrolizado parcial de seroproteínas , lo que permite una mejor digestión de las mismas y reducir los síntomas del cólico.

Esperemos que con estos consejos tu bebé pueda estar más aliviado y tranquilo y los padres podáis dormir un poquito más. 🙂

Mama & Bebe: ¿Necesito un sacaleches?

La necesidad de vaciar los pechos depende de cada madre, cada hijo y cada circunstancia. Hay muchas madres que no estarán separadas nunca de sus hijos más de dos o tres horas, y otras nunca tendrán una “subida de la leche” tan fuerte que les cause molestia. Pero para aquellos casos, tanto de repetición, como sería un bebé prematuro o la incorporación al mundo laboral, como ocasionales, como una ingurgitación o una separación puntual, es probable que la madre que amamanta a su hijo, se encuentre con la necesidad de extraerse la leche.

En todo el mundo, millones de madres se extraen la leche manualmente. De hecho, el 90% de las madres con niños prematuros o de bajo peso, les alimentan con su leche extraída de este modo. A pesar de que muchas madres encuentran este sistema muy eficaz, un buen sacaleches facilita mucho las cosas y ahorra tiempo cuando se hace necesaria una extracción repetitiva. Aunque aquí explicaremos la técnica de extracción manual, en un grupo de apoyo a la lactancia os pueden mostrar con más facilidad como se hace.

Pero, ¿necesito un sacaleches?

Si no estás segura de que puedas necesitar un sacaleches, responde a las siguientes preguntas y, si alguna es afirmativa, puedes considerar comprar o alquilar uno:

  • ¿Planeas separarte de tu bebé durante algunas horas seguidas de vez en cuando?
  • ¿Tienes previsto volver a trabajar a jornada completa o reducida?
  • ¿Te interesa sacarte leche para que papá u otra persona al cuidado del bebé se la puedan dar en tu lugar?
  • ¿Tienes un bebé prematuro o con requerimientos especiales para el que necesites extraerte leche?
  • ¿Quieres incrementar la cantidad de leche que generas?
  • ¿Quieres sacarte leche para aliviar la ingurgitación, dolor de pezón o algún síntoma de mastitis?

La primera cuestión que se debe responder a la hora de elegir un sacaleches es para qué se va a usar. Esto determinará la frecuencia de su uso, y si es necesario que sea sencillo o doble. Por ejemplo, si se requiere para incrementar la producción de leche y se va a utilizar mientras el bebé mama de un pecho para extraer leche del otro, es preferible un sacaleches simple, e incluso tal vez uno manual para que el ruido no moleste al bebé.

En su libro “Lactancia. Guía para la profesión médica” la Dra. Ruth Lawrence dice que “un buen sacaleches tiene que poder vaciar completamente el pecho y estimular la producción. Tiene que ser limpio, no contaminante, fácil de usar y no traumático”.

Formas de extracción de la leche Existen distintas maneras de extraerse la leche:

  • Extracción manual: es eficaz cuando se conoce la técnica y, aunque puede resultar cansada, algunas madres la prefieren. No es la más adecuada para extracciones muy frecuentes, pero sí que es el sistema más económico. Se puede realizar en casi cualquier lugar sin aparatos especiales y, con un poco de práctica, se puede efectuar sobre los dos pechos a la vez. Es silencioso pero nada discreto. La madre regula con sus movimientos la presión sobre el pecho, y depende en gran medida de la habilidad de la madre.
  • Extracción con un sacaleches manual: resulta eficaz para extracciones ocasionales. Es más limpio y fácil que la extracción manual. Ligero, económico, silencioso y discreto. Extrae leche de un solo pecho mientras en el otro se puede poner al bebé o extraer con otro sacaleches. La madre regula mediante una palanca o mecanismo equivalente la presión sobre el pecho. 
  • Extracción con sacaleches eléctrico simple:eficaz para extracciones ocasionales y periódicas no muy frecuentes. Al igual que el sacaleches manual, sirve para un solo pecho. El ruido depende del motor. La madre regula con una ruedecilla la presión sobre el pecho.
  • Extracción con sacaleches eléctrico doble: es muy eficaz para extracciones periódicas frecuentes. La extracción se realiza sobre los dos pechos a la vez, con lo que el reflejo de eyección es mayor que si se realiza un pecho tras otro. Asimismo, el tiempo dedicado se reduce a menos de la mitad. También pueden usarse con un solo pecho.

Productos para la lactancia materna: sacaleches, bombas extractoras, protectores de pezón, entre otros… www.farmacia-internacional.net