La contaminación podría provocar infertilidad en las mujeres

Noticia: eleconomista.es/ciencia/noticias

Un estudio del Institut Marquès de Barcelona relaciona por primera vez la contaminación ambiental y la exposición a tóxicos con la pérdida de fertilidad femenina en mujeres de menos de 40 años, que acusan una menopausia precoz que les impide ser madres.

 La líder del estudio, la jefa de Reproducción Asistida del instituto, Marisa López-Teijón, ha relatado que las mujeres afectadas todavía tienen el período, pero no van a poder ser madres porque han visto reducida radicalmente su reserva ovárica por culpa de tóxicos y contaminantes en un 80%.

Hasta ahora se había relacionado la contaminación ambiental con la calidad del semen y esterilidad masculina, sin que saliera a la palestra que estos tóxicos también inciden en la fertilidad de las mujeres, ha reseñado la líder del trabajo, pionera en relacionar la polución y la pérdida de la calidad del semen hace 12 años.

Bajan las reservas de ovarios a edad temprana

“No hay un mayor índice de menopausia precoz en general, pero si una bajada de las reserva ovárica de mujeres potencialmente fértiles a una edad temprana”, por culpa de contaminantes y tóxicos producidas en zonas industrializadas, ha señalado López-Teijón.

Esta problemática se atribuye en un 20% a factores clásicos como la herencia genética, enfermedades cromosómicas, dolencias autoinmunes, endometriosis y quimio y radioterapia, mientras que el 80% restante se debe a dioxinas, pesticidas, tabaco, plomo, hidrocarburos aromatizados, diseños policromados e irruptores estrogénicos.

De hecho, esta pérdida de la fertilidad femenina a menudo empieza en el útero, y es que “a los cinco meses el feto (niña) ya tiene toda la reserva ovárica y si en la grasa de la madre se acumulan muchos tóxicos esta reserva es menor y tendrá peor calidad”, ha sentenciado López-Teijón.

Tóxicos prohibidos por la UE

La experta ha clamado contra la presencia importante de tóxicos prohibidos en la Unión Europea (UE) desde hace 20 años, como es el caso del compuesto DDT, que se utiliza como base de insecticidas por su bajo precio procedente de países de fuera del territorio europeo.

“El cuerpo humano no está preparado para metabolizar estos tóxicos y hemos hallado la presencia de DDT en la leche materna de mujeres catalanas y gallegas”, ha revelado López-Teijón, quien ha apostado por impulsar una política clara de reciclaje de residuos, así como el cumplimiento del protocolo mundial de Kyoto.

Dermatólogos niegan el milagro anticaída del champú para caballos

La Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV) ha alertado, ante la creciente utilización de un champú usado para lavar el pelo de los caballos, que de ninguna manera este u otro champú puede tener eficacia alguna en la prevención o tratamiento de caída del cabello “.

“Los champús son unos cosméticos muy bien estudiados que sirven para lavar el cabello, pudiendo mejorar sus condiciones cosméticas. En algunas ocasiones pueden ser beneficiosos en el tratamiento de patologías de cuero cabelludo, pero en modo alguno tiene eficacia sobre la caída del cabello ni sobre su prevención”, advierte el miembro dela AEDV, y jefe Dermatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba, el doctor José Carlos Moreno.

El conocido popularmente ‘Champú de Caballo’, es rico en biotina, y, supuestamente, es milagroso contra la caída del cabello, la deshidratación o la falta de brillo. La sociedad hacer pública su opinión tras observar que se vende para consumo público en grandes superficies.

respecto a los posibles beneficios, este experto señala que “esta creencia es una consecuencia del ‘boca a boca’“. Asimismo, advierte de que la biotina, una vitamina del grupo B, puede tener eficacia en algunos tipos de alopecia, pero ingerida.

“No se absorbe de forma tópica”, añade, y, por tanto, apostilla, “todo este revuelo carece de rigor científico”. Así, destaca que los únicos que van a obtener algún beneficio son las grandes superficies comercializan estos champús, “algo magnífico para ganar dinero”.

“Y si además la gente está contenta, pues miel sobre hojuelas. Pero como todos los ‘boom’, al champú de caballo le pasará como al champán malo: mucha espuma al principio y luego se viene abajo”, concluye.

Fuente: http://www.mallorcadiario.com

Aviso a los usuarios de telefonía móvil e Internet que viajan al extranjero

Aviso a los usuarios de telefonía móvil e Internet que viajan al extranjero

La Agencia Catalana del Consumo recuerda a los usuarios de telefonía móvil e Internet que si viajan al extranjero, antes de viajar, se informen de las tarifas que cobra su operador para efectuar o recibir llamadas telefónicas, para enviar y recibir  mensajes SMS, para descargar datos y para acceder a Internet desde el país de destino (es decir, los precios del llamado ‘roaming’ o servicios de telefonía en itinerancia).

Si viajas por países de la Unión Europea (27 países):
Conoce la Eurotarifa:

Para Servicio de voz y SMS: El precio máximo de las llamadas telefónicas realizadas es de 0,35 € / minuto (IVA excluido) y el período de adaptación de los operadores es del 1.07.2011 al 30.06.2012.
El precio máximo de las llamadas telefónicas recibidas es de 0,11 € / minuto (IVA excluido) y el período de adaptación de los operadores es del 1.07.2011 al 30.06.2012.

  • El precio máximo de envío de un SMS es de 0,11 € (IVA excluido).
  • Recibir un mensaje SMS en otro país de la UE es gratuito.
  • Se introduce la facturación por segundos con la posibilidad de aplicar un período inicial mínimo no superior a 30 segundos para las llamadas efectuadas y desde el primer segundo para las llamadas recibidas.
  • Para Servicios de datos (Internet):
    • Se reduce el coste de navegar por Internet y de descargar películas o programas de video a través de redes móviles con un límite máximo al por mayor de 0,50 € por Mb descargado (el período de adaptación de los operadores es del 1.07.2011 al 30.06.2012).
    • Desde el 1 de marzo de 2010, los operadores de telefonía móvil han de ofrecer a sus clientes un mecanismo de “límite de interrupción” mensual de 50 € (IVA excluido) a fin de protegerlos contra las facturas exorbitantes para navegar  por Internet mientras viajan a otros países de la UE.
    • El cliente debe recibir un aviso cuando alcance el 80% del límite elegido y, después del mensaje de aviso, se interrumpirá la conexión móvil con Internet del consumidor en el extranjero.  Los operadores deberán ofrecer estos servicios de manera gratuita.

Atención: si viajas con tu ordenador portátil y quieres navegar por Internet, consulta las tarifas!.

Si viajas por países de fuera de la Unión Europea:
No hay ninguna regulación vigente, por ello, tanto para telefonía móvil, SMS, descarga de datos, acceso a Internet, infórmate y asegúrate de las tarifas antes de viajar.

Vigila si te encuentras situado en una localidad fronteriza (cerca de la frontera de otro país, p.ex: próximo a Andorra, Portugal, Francia, Marruecos, Gibraltar….): Es conveniente que antes de hacer cualquier llamada con el móvil compruebes que la estás realizando a través del operador del país donde estás ubicado.

Atención: si viajas en crucero
Si viajas con crucero vé con mucho cuidado si quieres llamar, enviar mensajes o consultar Internet desde el móvil ya que, en alta mar, el precio que te cobrará tu operador dependerá de la ubicación del barco, es decir, de la posibilidad o imposibilidad de conectarse a una red de un país de la Unión Europea: si te conectas a una red de un país de la Unión Europea te aplicará la eurotarifa pero, si no es posible, tu operador te aplicará las tarifas de las conexiones vía satélite, que son muy elevadas. Consulta las tarifas con tu operador antes de salir de viaje!

Más información:

http://www.consum.cats

Los yogures con probióticos no consiguen el beneplácito científico

Un mes de tomar yogures con probióticos (bacterias que actúan en el tracto intestinal) se nota, pero eso no quieren decir que beneficien a la salud. Ni que perjudiquen, claro. De momento, lo único que se puede decir con base científica es que afectan al metabolismo (digestión) de hidratos de carbono. Un estudio publicado en Science llega a esta frustrante conclusión para quienes pretender vender los alimentos enriquecidos con bacterias digestivas como algo beneficioso, pero tampoco cierran la puerta a que con el tiempo se demuestre alguna propiedad positiva.

Los investigadores de la Universidad de Western Ontario de Canadá han llegado a estos resultados después de suministrar yogures probióticos a uno de los miembros de siete parejas de gemelos, y a ratones a los que se había modificado la flora intestinal para que solo contuvieran 15 familias de las bacterias más frecuentes en el tracto intestinal de los humanos.

Las conclusiones son dos. La primera, que después de un mes la composición de las colonias bacterianas no se había modificado. Esto quiere decir que ni se solucionaban déficits ni se adquirían nuevas propiedades.

Pero la segunda, que se vio después, es que en la orina de los ratones había metabolitos diferentes de la digestión de los hidratos de carbono (azúcares que están en las harinas, las féculas). Pero, como dicen los autores del estudio, eso no quiere decir que “tomar estos yogures nos evite ir al médico”.

El resultado es coherente con el análisis de las propiedades de estas bacterias probióticas que publicó este verano la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). En él se descartaba que se hubiera demostrado beneficio alguno por tomar estos yogures. Eso no quiere decir que más adelante no se cambie de opinión si hay nuevos hallazgos. Pero sí que, cuando estas conclusiones lleguen a los países, habrá que cambiar la publicidad correspondiente.

Via : El Pais

Los hombres prefieren no hablar de ‘eso’

Noticia: El Pais.es

Y usted ¿qué quiere si tiene 70 años?”. Esa fue la respuesta que encontró un hombre, llamémosle A.C. porque prefiere no ser identificado, cuando decidió consultar “su problema” con el médico de familia. El “problema” era cierta dificultad para mantener una erección.

Antes del Viagra -el fármaco que revolucionó la sexualidad masculina (en cuanto a ejecución, no necesariamente en cuanto a técnica, según los expertos consultados)-, esa respuesta hubiera sido una ducha fría y el final de la historia. Ya no, ahora las expectativas son infinitas, y A.C. continuó su periplo hasta que encontró a un médico dispuesto a escucharlo.

“La disfunción eréctil es una enfermedad a cualquier edad”, asegura el doctor Ignacio Martínez Salamanca, urólogo del área de Medicina Sexual del Hospital Puerta de Hierro de Madrid. Eso era lo que quería oír A.C. a sus 70 años.

Entre el primer “problema” de A.C. y la consulta con el urólogo, pasaron cuatro largos años de silencios y excusas. “Autoexplicaciones”, las llama Martínez Salamanca. Todas valen, pero ninguna es cierta. Un folleto informativo de Lilly, la compañía farmacéutica que fabrica el Cialis, el fármaco más recetado para la disfunción eréctil tras el Viagra, lo ilustra muy bien. Un perro mira fijamente con ojos grandes y tristones. Y el afectado se justifica: “Será porque el perro me está mirando”. Todas las excusas parecen buenas, el folleto en cuestión anima a los interesados a dejar de mirar a otro lado y a buscar respuestas más razonables.

Se esperaría que la generación pos-Viagra, aquellos hombres que cumplían 50 años en 1998 cuando la píldora azul se lanzó al mercado, tuvieran menos vergüenza para hablar de “sus cosas”. Ninguna generación anterior había visto tantas imágenes ni leído y hablado tanto sobre sexo en todas partes y a todas horas.

Viagra se ha convertido en una marca tan conocida y mencionada como Coca-Cola. Sin embargo, el asunto sigue siendo difícil de abordar. “Digamos que el tabú global está superado, se habla de las disfunciones sexuales de los demás, otra cosa es cuando el problema lo tengo yo”, explica Salamanca.

De seis a un año

La doctora Ana Puigvert, del Instituto de Andrología y Medicina Sexual de Barcelona, ha visto ciertos cambios en los últimos años. “Antes tardaban cinco o seis años en consultar, ahora el promedio está en un año y medio”. Y mientras tanto, ¿qué hacen? “Bueno, pensar ‘no pasa nada’, ‘estoy nervioso’, ‘tengo muchos problemas’. Si las cosas no mejoran, dejan de tener relaciones, y el sexo es como un músculo que si no se usa se atrofia. Un día se sorprenden porque llevan un año sin tener relaciones sexuales”. Muchas veces es la pareja la que los lleva por los pelos a la consulta del médico. “Es frecuente que se cree en el otro el fantasma de la infidelidad”, dice Puigvert.

En el informe Excuse (Excusas comúnmente utilizadas en disfunción eréctil), elaborado por la Asociación Española para la Salud Sexual (AESS), la Asociación Española de Andrología (AESA) y la farmacéutica Lilly, se entrevistó a 1.050 hombres y mujeres mayores de 35 años residentes en España. Según sus resultados, dos de cada diez personas creen que los hombres casi nunca rechazan tener relaciones sexuales. Las pocas veces que lo hacen culpan al cansancio físico, al alcohol y a los problemas de erección. Cinco de cada diez sospechan que muchos hombres evitan el sexo por dificultades de erección, pero prefieren emplear otras excusas. La mayoría cree que la disfunción eréctil puede ser “causa de vergüenza” o de pérdida de deseo.

Las mujeres, por su parte, piensan que la vergüenza permanece aun cuando se pide ayuda a un especialista. Pero los hombres, sobre todo los mayores de 56 años, aseguran que ese sentimiento desaparece cuando se sienten apoyados por un médico y se ven en el camino de una solución.

Los médicos llaman a la dificultad para tener una erección el “síntoma centinela”. “Puede anunciar un acontecimiento coronario o una enfermedad vascular. Aunque sea por ello, los médicos deberían perder la vergüenza a preguntar: ‘¿Tiene usted problemas de erección?’. Es un dato fundamental”, advierte Salamanca.

La ausencia de erección es evidente. El que está al otro lado de la cama lo ve, no hay manera de ocultarlo. Por eso la disfunción eréctil es el más consultado de los problemas sexuales masculinos, aunque no sea el más frecuente, según las cifras que muestran algunos estudios.

Eyaculación precoz

Por ejemplo, la eyaculación precoz afecta a uno de cada cinco hombres en algún momento de sus vidas, según las cifras del informe Eyaculación precoz, prevalencia y actitudes (PEPA, por sus siglas en inglés). Un 43% de los hombres españoles la sufren en silencio o, peor, ni siquiera saben que la padecen. Pero estas cifras no llegan a las consultas. Según la experiencia del doctor Salamanca, “el número de enfermos reales, los que piden ayuda, no pasan de 4.000; el resto no lo percibe como un problema, lleva viviendo con ello toda la vida y se ha acostumbrado, mientras que la disfunción eréctil se vive como una pérdida”.

Sin embargo, la disfunción eréctil no rompe muchas parejas y la eyaculación precoz sí lo hace. “Las mujeres de estos hombres lo viven como un drama, son ellas las insatisfechas y frustradas y las que lo consideran un trastorno médico”, explica Ana Puigvert. Esta especialista que preside la Asociación Española de Andrología, precisa que para diagnosticar este trastorno, “la persona debe ser incapaz de controlar la eyaculación y vivirlo con ansiedad”. La consecuencia, según la doctora Puigvert, es un deterioro de la relación de pareja y una casi total ausencia de sexo.

“Es la pescadilla que se muerde la cola porque la abstinencia sexual también produce eyaculación precoz”. Los que padecen disfunción eréctil van solos a la consulta; los eyaculadores precoces llegan en pareja.

Así como sobre disfunción eréctil se han vertido ríos de tinta desde que apareció en el mercado Viagra (Pfizer), seguida por Cialis (Lilly) y Levitra (Bayer/GSK), de la eyaculación precoz apenas se había hablado hasta hace un par de años, cuando llegó el primer fármaco, Priligy (Janssen Cilag). “Hasta que no hay un tratamiento específico no se habla de las enfermedades”, lamenta Puigvert.

“El cerebro es el primer órgano sexual”, sentencia la doctora Puig­vert para confirmar que la mayoría de los que sufren disfunciones sexuales tienen un daño psicólogico que afecta su confianza, su autoestima y su propia ejecución sexual. La doctora Puigvert lo comprobó en un estudio de disfunción eréctil en enfermos diabéticos, quienes suelen tener una causa orgánica que justifica el trastorno.

“Medimos la rigidez peneana mientras dormían y los resultados fueron normales en el 30% de los pacientes que se creían impotentes, lo que demuestra que el origen de la disfunción era psicológico”. Para distinguir cuándo el enemigo está solo en la mente de los afectados debe hacerse una exploración física, una ecografía Doppler que mida el estado vascular periférico, estudios hormonales y, sobre todo, mirar con lupa la historia clínica. “Es un libro abierto”, dice Puigvert.

El impacto psicológico es tan fuerte que ningún experto lo apuesta todo a un fármaco. Todos insisten en el apoyo psicológico, que refuerce la autoestima y enseñe a esperar a los hombres. “Un trastorno con cuatro años de recorrido no se resuelve de un día para otro. En nuestra cultura, la erección es la marca de la masculinidad, y un hombre derrotado necesita tiempo para recuperar la autoconfianza”, señala Puigvert. Por su experiencia, el fármaco soluciona el trastorno orgánico, pero no cambia el hábito sexual. “Se necesita un promedio de ocho meses de tratamiento para que el paciente empiece a caminar solo”.

De la misma manera que el efecto placebo, la ilusión de que nos hemos curado solo porque estamos tomando un fármaco es bastante alta en las disfunciones sexuales masculinas, cercana al 30%. Si el origen es psicólogico y el interesado cree que va en camino de solucionarlo, probablemente ya esté casi curado.