Bronquitis y bronquiolitis en niños y bebés

Por : Almudena Gil Garcia

La bronquitis en niños y bronquiolitis en bebés. ¿Qué es? ¿Porqué unos lo sufren y otros no? ¿Por qué es crónica en algunos niños? ¿Cómo se pueden combatir?

Son la inflamación de los bronquios y los bronquiolos, que son los canales por los que se reparte el aire en el pulmón cuando respiramos.

Cuando un niño tiene bronquitis, es que algún irritante provoca estos mecanismos que tiene el bronquio para defenderse.

  1. En torno al bronquio hay una capa de músculo que se contrae, estrechando el paso de aire. Eso evitaría que el irritante entre, pero también dificulta la entrada del aire.
  2. En el interior del bronquio, la mucosa se inflama para intentar aislar al irritante. Pero eso estrecha aún más el paso de aire, empeorando la respiración.
  3. Esta mucosa inflamada produce moco, cuya función es bloquear al irritante y atraparlo para expulsarlo.
  4. Para expulsar ese moco con el irritante y dejar libre el paso de aire, aparece la tos.

El resultado es que el niño tose y tiene que esforzarse para que el aire entre en los pulmones.

Ese esfuerzo se nota sólo con observar al niño: Respira más rápido y superficialmente, incluso en situaciones de mucho esfuerzo se observa aleteo evidente de la nariz y cuando están ya muy mal la piel se pone pálida y los labios se amoratan.

¿Por qué la bronquitis se hace crónica en algunos niños y bebés?

Generalmente la bronquitis suele repetir. El niño o bebé que la sufre, es porque tiene unos bronquios más sensibles y en cuanto se irritan responden de forma exagerada.

El problema del niño con bronquitis crónica, es que cuando otros sufren un simple resfriado, produciendo algo de moco con estornudos y un poco de tos, él desencadena una reacción mucho más exagerada. Existe predisposición genética para reaccionar de esta forma crónica. Pero el desencadenante de la primera crisis suele ser una infección por un virus que afecte a los bronquios. Cuanto antes sufre el bebé su primera crisis de bronquitis más fácil es que se vuelva crónica, ya que los bronquios quedan sensibilizados.

¿Cómo combatirlas?

Los broncodiladores y los corticoides son los medicamentos más habituales, que lo que hacen es intentar mantener la vía respiratoria abierta para permitir que el aire entre. Los antibióticos sólo están indicados si el niño tiene fiebre y por tanto una infección. Sin embargo el mayor problema es la acumulación de moco que impide el paso del aire y además supone un riesgo de infección, ya que es un caldo de cultivo de bacterias. Las técnicas de fisioterapia respiratoria pediátrica tratarán de reproducir la fisiología normal del pulmón ayudando al niño a expulsar las secreciones dejando el pulmón limpio y facilitando la respiración. Son técnicas indoloras, están validadas científicamente y deben ser realizadas por un fisioterapeuta cualificado.

LOGO HOLISTK VERDEAlmudena Gil Garcia – Núm Col. 6099

FISIOTERAPEUTA, OSTEÓPATA Y EDUCADORA DE MASAJE INFANTIL

hOlistk Centre de Salut –  C. Avenir, 4 – 08006 Barcelona – Telf 932008857 –  www.hOlistk.com info@holistk.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s